Los hermanos del Santo Sepulcro cambian las ‘andillas‘ por la urna de caoba; el Cristo Desenclavado de la Cruz torna entonces en Cristo Yacente en el Santo Sepulcro y su cortejo fúnebre, la ‘Procesión de Pasión y Santo Entierro‘, parte de nuestra Santa Iglesia Catedral para recorrer las calles de Palencia, como testigo vespertino del misterio de la Fe.

Las nueve cofradías hermanas de la ciudad, en clara labor catequizadora, aúnan sus pasos y penitentes, mostrando por los rincones de la capital el relato de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

La Cofradía del Santo Sepulcro, organizadora del acto desde sus orígenes como relata su Libro de Reglas, aporta las imágenes del ‘Santísimo Cristo del Perdón’ (Miguel Ángel Rojo, 2003),  ‘El Descendimiento’ (Miguel Ángel Rojo, 2002), ‘El Calvario’ (Miguel Ángel Rojo, 2007), ‘El Santo Entierro’ (Ramón Núñez, 1927) y la Virgen de los Siete Dolores‘ (Vicente Espinet, 1906).

De regreso a la capilla de la cofradía, el duelo que supone la despedida de la Virgen y el Cristo Yacente, entre Salves a la Madre y rasgados toques de corneta ante el Hijo, es uno de los momentos álgidos de la Semana Santa Palentina; detalles de una Historia de seiscientos años, la de la palentina Cofradía del Santo Sepulcro.