La Quinta Angustia en la noche palentina

Por 29 marzo, 2018Semana Santa

Leemos en el Norte de Castilla sobre la Procesión de la Quinta Angustia:

“La suspensión de la procesión del Santo Vía Crucis y el acortamiento de Luz y Tinieblas hacía prever malas noticias para la Quinta Angustia, la procesión nocturna que organiza la cofradía del Santo Sepulcro, pero la predicción no falló y el tiempo dejó que esta imagen de Antonio de Amusco, del siglo XVI, la Virgen más antigua de las que desfilan en Palencia, que representa a la madre de Jesús sollozando mientras su hijo padece la pasión, desfilara por las calles nocturnas este Jueves Santo en una procesión sencilla, bien organizada y que se desarrolla con absoluto silencio y respeto…

… Con puntualidad arrancó el desfile, que inicia el Triduo Sacro –las tres jornadas en la que se desarrollan los momentos cumbre de la pasión muerta y resurrección de Jesús– no sin antes un hermano del Sepulcro introducir el significado de la misma e invoquen ente los cofrades y fieles una «actitud de silencio y recogimiento», que solo rompió el coro de la cofradía con sus suaves voces de música gregoriana…

Los tres golpes sobe la puerta de la capilla y el correspondiente toque del tararú preceden la apertura de la puerta y la salida de la cruz guía y los diferentes cuadros de las penitenciales con una presencia discreta de hermanos:Jesús de la Sentencia, Cristo de la Misericordia, Jesús de Medinaceli, Jesús Crucificado, Virgen de la Soledad, Jesús Nazareno y Santa Vera Cruz –entre 2 y 9 cofrades– para dar paso al del Santo Sepulcro, con la nueva sección infantil en cabeza y el paso de la Quinta Angustia, portado en andas por do tandas de hermanos –unos sesenta en total–, desfilando al ritmo de los golpes secos y reiterados del tambor…

… Centenares de fieles siguieron en todos los puntos el cortejo, que tuvo dos momentos clave las Claras y San Francisco. En la portada tardogótica del convento de las clarisas se desarrolló el acto simbólico del encuentro de la madre su hijo. Una cruz desnuda espera a la Quinta Angustia. Un hermano del Sepulcro leyó el significado de este momento a través de una reflexión, mientras que otros recogen la Cruz y la incorporan a la procesión delante del paso de Amusco, a la vez que el coro interpreta ‘Ave María’…”

Añadimos nosotros que en la Plaza de San Francisco tuvo lugar la estación de penitencia ante la cruz desnuda y la imagen de la Virgen. La promesa cofrade, un soneto a la Virgen de la Quinta Angustia  y el canto de la Salve gregoriana dieron paso a la continuación del recorrido hasta la capilla de la cofradía donde se despidió la Virgen en medio de la salve popular, incoada por el coro.

AGRADECIMIENTO ESPECIAL a las fotos de EL Norte de Castilla y Carmen S. Haz click para ver completas.

Leave a Reply